Salud

El Viagra cumplió 20 años de su descubrimiento accidental

Sin importar tu idioma o país sabes para qué sirve la pastilla azul

La disfunción eréctil es una afectación que aqueja a muchos hombres en el mundo y un afortunado accidente, cambió la manera de tratar este mal. Su figura y color azul, es bien conocido, no importa en qué lugar del planeta te encuentres, reconocerás a la famosa Viagra, si te la describen. Es un hecho que el Viagra está posada junto a los medicamentos más asombrosos en la historia de los descubrimientos de la humanidad, junto a la Penicilina, los rayos x y el aparato que puede escanear tu cuerpo milímetro por milímetro, la resonancia magnética.

Durante la década de los 90 el Viagra no era un fármaco contra la disfunción eréctil, sino un medicamento para la angina de pecho. Todo sucedió gracias a las investigaciones de Robert F. Furchgott sobre el efecto bioquímico del monóxido de nitrógeno u óxido nítrico (NO) en el cuerpo, cuando los farmacólogos buscaban un tratamiento eficaz contra la hipertensión. Gracias a su labor Furchgott demostraría la influencia del NO en el sistema cardiovascular. Por ese logro en 1998 recibió el Nobel de Medicina junto a sus colegas y compatriotas Louis J. Ignarro y Ferid Murad.

En 1992 Pfizer realizó pruebas con el nuevo medicamento en Merthyr Tydfil una pequeña villa de Gales, que en la actualidad contará con poco más de 63.000habitantes. Aunque los resultados en aquel entonces fueron un fiasco. La UK-92480– como fue nombrada en ese momento no obtuvo la eficacia esperada, con la angina de pecho, claro como se pronosticaba. Los doctores que controlaban el ensayo clínico se habían fijado en que la pastilla sí tenía algunos efectos secundarios entre los voluntarios: indigestión, dolor de espalda y… ¡Proverbiales erecciones! Es probable que en este momento, los directivos de Pfizer, escucharan campanillas de dinero en su cabeza.

El Viagra se patentó en 1996 y –el 27 de marzo de 1998– tuvo el visto bueno de la Dirección de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) para su comercialización.. Más tarde cuando la FDA no había vinculado el medicamento como uno que combatiera la discusión eréctil, los médicos ya lo prescribían y habían emitido más de 150.000 recetas para quienes necesitaban ayuda de la futura famosa pastillita azul.

En mayo de 1998 la revista Time tuvo como encabezado…

“La droga que se aprovechaba de los efectos vasodilatadores del citrato de sildenafilo” y hasta se contó que la propia CIA llegó a usarla en 2008 para comprar información sobre insurgentes en Afganistán. Incluso personajes de gran poder de la vida pública como Pelé o Bob Dole, el aspirante republicano a la Casa Blanca en 1996, prestaron su imagen para dar un duro golpe de un tema que no se conversaba por nada del mundo, en las cenas familiares, rompiendo así el tabú de la impotencia entre las altas esferas y dando paso a una nueva era. Por lo pronto y en el presente, se calcula que se han extendido unos 65 millones de pacientes en todo el planeta. Tan sólo en el primer año ingresó, la compañía se embolsó 1.000 millones de dólares con el descubrimiento.

Pero todo en esta vida termina, y a mediados de 2013 comenzó la comercialización en Europa de las primeras versiones genéricas. En 2017 lo hicieron en EEUU. Terminando con esto la época dorada de uno de los medicamentos más famosos de la historia. Pero como el sexo vende y vende muy bien, por supuesto salieron a la luz, los circuitos clandestinos, que pretenden evadir la molesta y para muchos, vergonzosa visita al médico urólogo o bien, hubo quienes simplemente quisieron usar el medicamento sin necesidad, pero con un alto riesgo de perder más que las erecciones. Para ello la farmacéutica Pfizer alertó en 2013 de los riesgos de recurrir a sitios webs que no ofrecen la menor garantía sanitaria. “Entre los ingredientes encontrados en algunos supuestos medicamentos para la disfunción eréctil encontró pintura, tinta de impresora, anfetaminas, cafeína o polvo de talco.” Así que si lo desconocías, ahora ya lo sabes y estás consciente de lo que podría sucederte.

Felicidades al Viagra y a quienes son felices con su ingesta.

Por: Azenet Folch

Tags

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor apóyanos desactivando tu bloqueador de anuncios