DeportesEspecialesInternacional

Pamboleros de corazón, el Henningsvær Stadium es el campo de futbol más impresionante del mundo

Uno pensaría que los campos de futbol siempre están en los lugares más visibles, pero no es así en Noruega existe uno que te dejará con la boca abierta.

Henningsvær Stadium es el campo de futbol más sorprendente del mundo, este estadio está situado en un islote rocoso con unas vistas impresionantes, exactamente hacia los fiordos. Sin duda la pasión del futbol alcanza todos los rincones del planeta, allí hasta un humilde pueblo de pescadores como Henningsvær cuenta con su propio estadio.

@Marco Polo

 ¿En dónde se ubica esta cancha y por qué es así su estilo arquitectónico?

Henningsvær es un pueblo pesquero situado en varias islas pequeñas y separadas por canales de archipiélagos de Lofoten en Noruega que cuenta con apenas 500 habitantes. Hasta el año 1981, las islas Henningsvær no estaban conectadas por puentes con el resto de Lofoten, lo que probablemente explica el distinto estilo arquitectónico de las islas.

@Canal Viajes

El Henningsvær Stadium es un campo de futbol con césped artificial en el que no hay asientos. Únicamente se utiliza unas cuantas veces al año para la celebración de algunos partidos de aficionados, ya que no se podría jugar de forma profesional porque los balones caerían al agua. Eso sí, el estadio dispone de iluminación para que los más pequeños del pueblo puedan jugar de noche.

Sobre Hellandsoya, se levanta un islote rocoso rodeado por las frías aguas del océano. La vista es increíble para los amantes de las fotografías y claro de los amantes de este deporte, esto por las grandes montañas blancas que se elevan entre las nubes, la belleza de la costa recortada de las islas y un mar inmenso.

@Canal Viajes

Por: Adriana Ledezma 

Tags

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor apóyanos desactivando tu bloqueador de anuncios